domingo, 9 de junio de 2013

¿Y si hago... MUFFINS DE CHOCOLATE Y PLÁTANO?


Hace varias semanas que no publicaba una entrada pero ha sido por falta de eso tan valioso, tiempo. Entre semana me resulta imposible; con el trabajo, compras, citas programadas y demás, cuando quiero llegar a casa, lo único que me apetece es salir a dar un largo paseo con mi perro y mi marido, para quitarme todo el estrés y preocupaciones del día a día. Solo me queda el fin de semana para meterme en la cocina, desconectar y dedicarle todo el tiempo que me apetece. Pero últimamente, por unas cosas o por otras, no he logrado encontrar el momento.


Esta receta tenía prevista haberla hecho la semana pasada y no pude. Así que hoy, que conseguí levantarme pronto (raro en mi que soy capaz de mimetizarme con la cama :-P)  y viendo que tenía tiempo suficiente, me  he animado a hacerla.
Y es que ¿quién es capaz de resistirse a un muffin del Starbucks? bueno, no solo a los muffins, también a las tartas y bebidas, esta todo buenísimoooooooooo.


Cuando decidí hacer alguna de las innumerables variedades que hay, me puse a investigar cual era la forma en la que debía hacerlos para conseguir unos muffins ligeros, tiernos y esponjosos. Encontré que los americanos utilizan, para mezclar los ingredientes, "El Método Muffin" (The Muffin Method).
Os cuento como funciona, no os asustéis porque lleve la palabra método y suene a algo complicado, es muy muy fácil ;-)
  • Se mezclan en recipientes separados los ingredientes. Por un lado los secos (harina, azúcar, levadura, sal,etc...) y por otro, los líquidos o mojados (leche, aceite, huevos, etc)
  • Incorporar los ingredientes líquidos encima de los secos.
  • Mezclar con una cuchara y solamente hasta conseguir que estén incorporados ambos tipos de ingredientes. El objetivo únicamente es mezclarlos, NO batirlos. Hay que evitar la agitación tanto como sea posible, con esto huiremos de unos muffins apelmazados y nada ligeros. Dejaremos de mezclar cuando no queden ingredientes secos en el fondo del recipiente y no haya grandes bolsas de harina en la parte superior.
  • Hornear a 200º para conseguir la altura que los caracteriza y que los bordes de los muffins se establezcan con rapidez.
  • Una vez horneados, dejarlos en el molde 5 minutos y luego terminar de enfriar en una rejilla.
Como veis no tiene ninguna complicación, la clave se encuentra en mezclar primero por separado los ingredientes y una vez juntos, hacerlo durante poco tiempo.


Para terminar os dejo la receta. En un principio iba a hacerlos únicamente de chocolate con chips de chocolate, pero cuando he abierto el armario, upsssss no había chips :-( entonces vi unas naranjas y pensé "ummm buena mezcla" pero al lado tenía unos plátanos maduros y me pregunte ¿y por qué no?. El resultado, unos muffins buenísimos!

Espero que si probáis a hacerlos os gusten, son perfectos para comerlos en el desayuno, a media mañana, como merienda, antes de dormir, jajajajajaja para mi, en cualquier momento.

¡Un besazo enorme!

Sory

MUFFINS DE CHOCOLATE Y PLÁTANO ( 12 muffins)

  • 280 gr de harina todo uso.
  • 50 gr de cacao en polvo (por ejemplo, marca Valor)
  • 150 gr de azúcar blanco.
  • 1 sobre de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 2 yogures griegos naturales.
  • 80 ml de aceite de girasol.
  • 2 huevos M.
  • 4 cucharadas de leche entera.
  • 150 gr. de plátano.
Precalentamos el horno a 200º.
Preparamos el molde con las cápsulas para muffins o sino tenemos lo engrasamos.
En un recipiente tamizamos la harina, cacao, levadura, azúcar y sal (ingredientes secos), los mezclamos y reservamos.
En otro recipiente mezclamos los ingredientes líquidos: yogures, aceite, leche, huevos y plátanos (previamente he hecho puré los plátanos).
Hacemos un agujero en medio de los ingredientes secos e incorporamos los líquidos (el conocido volcán).
Comenzamos a mezclar * recuerda el método muffin*. Seguramente te quede una mezcla grumosa, no pasa nada, no estamos buscando una disolución total.

Repartimos nuestra mezcla, rellenando 3/4 de cada cápsula.
Horneamos durante 15 - 20 minutos o hasta que pinchemos un palito en el centro y salga seco.
Dejamos enfriar dentro del molde y encima de una rejilla durante 5 minutos, luego los sacamos del molde y enfriamos totalmente en la rejilla.

Notas

He horneado a 180º por eso no han llegado a tener la altura suficiente o por lo menos la que yo buscaba.
Los muffins perfectos son aquellos que tienen una miga uniforme, gruesa pero húmeda. Si tienen túneles significa que has sido demasiado entusiasta realizando la mezcla de los dos tipos de ingredientes. Los túneles muestran el camino de las burbujas de aire al pasar a través de la masa y quedaron atrapados por las trazas de gluten.