sábado, 20 de julio de 2013

¿Y si hago... COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE?



¿Quién se puede resistir a una galleta? Es difícil ¿verdad?. A mi me gustan de cualquier manera, de mantequilla, rellenas, con especias, bañadas en leche con colacao bien fría, en helado, de base en una tarta, empapadas en almíbar..... bueno no sigo porque creo que ya lo habéis pillado jajajaja. Pero reconozco que unas de mis preferidas son las que llevan chips de chocolate ummmmmmm ricas, ricas. 
Ya sabeis que me pierde el chocolate y este tipo de galletas da un gustito comerlas, me encantan ir mordiendo y encontrarme los chips ^_^


 Estas galletas se las tenemos que agradecer enormemente a  Ruth Graves Wakefield y fueron fruto de la casualidad.



En 1930 Ruth y su esposo Kenneth Wakefield compraron una casa situada a medio camino entre Boston y New Bedford, en las afueras de Whitman, Massachusetts. La casa fue originalmente construida en 1709 con estilo colonial y servía de lugar de descanso para los viajeros, donde descansaban, cambiaban los caballos, pagaban sus peajes y comían comidas caseras.
Los Wakefields decidieron seguir en la tradición de la casa, convirtiéndola en una casa de hospedaje y la llamaron "Toll House Inn". Ruth cocinaba comidas caseras y horneaba para los huéspedes, adaptando también recetas de la época colonial. Esto hizo, que en poco tiempo la cocina de Ruth se hiciera muy famosa.
Ruth tenía por costumbre obsequiar a sus huéspedes una ración de galletas de mantequilla para que se llevaran para el desayuno.
Un día, mientras preparaba la masa, descubrió que el chocolate en polvo que añadía se le había terminado.  Entonces decidió añadirles una barra de chocolate semi dulce que le había dado Andrew Nestlé (sí, el mismo Nestlé de los productos lácteos que conocemos),  la cortó en pedacitos, esperando que se derritieran una vez horneara las galletas. Sin embargo, el chocolate no se derritió. En su lugar, no solo conservaron su forma sino que le dió a las galletas una textura cremosa. Las llamó "Chocolate Chips Cookies" y comenzó a servirselas a sus comensales.



Las galletas que Ruth había creado se volvieron muy populares y la gente comenzó a pedirle la receta. Pronto fue publicada en un periódico de Boston con el nombre de su restaurante "Toll House Cookies".
Mientras tanto, Nestlé vió que las ventas de su Barra de Chocolate Semi Dulce (Semi-Sweet Chocolate Bar) se disparaban. Cuando investigaron se dieron cuenta que se debía a la receta de Ruth. Andrew Nestle y Ruth llegaron a un acuerdo que permitiría a Nestlé imprimir la receta de la Toll House Cookie (la galleta inventada por Ruth) en el envoltorio de sus tabletas. A cambio Ruth recibiría gratis, durante toda su vida, todo el chocolate  que fuera necesario para elaborar sus galletas. 
Nestlé, en 1939, comenzó a comercializar las pepitas de chocolate, ya listas para realizar este tipo de galletas y las llamó "Toll House Real Semi-Sweet Chocolate Morsels".
En 1966, Ruth y Kenneth vendieron su negocio. Ruth falleció en 1977, con 74 años. En la actualidad, su receta sigue apareciendo en los paquetes de las pepitas de chocolate y con el tiempo se ha convertido en una de las galletas favoritas de los hogares estadounidenses y del resto del mundo.
¡GRACIAS RUTH!



Os dejo la receta original de Ruth ¡¡¡están deliciosas!!!

Buen fin de semana y mil besos

Sory

COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE "TOOL HOUSE" (25 galletas)

  • 300 gr de harina todo uso
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 gr de mantequilla sin sal (temperatura ambiente)
  • 150 gr de azúcar blanquilla
  • 2 huevos talla L
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 340 gr de pepitas de chocolate semidulces
Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal.  Reservamos.
En otro recipiente batimos la mantequilla y los dos tipos de azúcar durante tres minutos, hasta conseguir una textura suave y cremosa. En el último momento añadimos el extracto de vainilla.
Seguimos batiendo, e incorporamos los huevos uno a uno, batiendo bien, bien hasta que cada huevo esté del todo incorporado.
Incorporamos la harina en dos veces, justo hasta que esté integrada. Yo esto lo hice a mano con una espátula.
Por último, añadimos los chips de chocolate y mezclamos hasta que estén incorporados.
Dejamos reposar en la nevera la mezcla mínimo 12 horas.
Precalentamos el horno a 190º.
Con una cucharada de helado, hacemos bolitas y las colocamos en la bandeja de hornear. Hay que tener en cuenta que las bolitas cuando comiencen a hornearse se expandirán, por lo que hay que colocarlas separadas.


Horneamos durante 8-10 minutos o hasta que veamos que el borde de la galleta está dorado. 
Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Notas
Si no tienes una cuchara de helado, se puede hacer perfectamente con una cuchara normal.
La masa se puede congelar. Podemos darles forma con la cuchara de helado,  colocarlas en la bandeja y congelarlas. Luego las pasaremos a una bolsa y las metemos al congelador. Cuando queremos hornearlas sacamos las bolitas y las dejamos a temperatura ambiente durante 30 minutos. 

jueves, 18 de julio de 2013

¿Y si hago... TARTA DE OREO Y CHOCOLATE BLANCO?




Ufffff cuanto tiempo sin aparecer por aquí, ¿verdad? Pero es que el verano me atrapa y me obliga a ir a la piscina, a terracitas, a comer, merendar y cenar de barbacoa (es lo que suele pasar cuando haces una barbacoa que estas comiendo de ella durante todo el día, jejeje) a tomar el sol, a escaparme de fin de semana y sobre todo a no encender el horno (momento abriendo  la puerta del horno para ver si está hecho y te da esa bofetada de calor en la cara, entonces te acuerdas de la hora en la que decidiste encenderlo). Así que con todas estas actividades extraescolares ^_ ^ me queda poco tiempo para meterme en la cocina y hacer algo en condiciones.
El fin de semana pasado fue el cumple de mi padre, ¡71 añazos que ha cumplido!. Todo lo que diga de él es poco, pero si algo le define es que toda la vida ha sido un luchador, lo és y lo será siempre. Pero bueno, al grano que me pongo sensiblona, a última hora decidimos reunirnos toda la familia para celebrarlo y como era lógico me tocaba hacer el postre. No tenía mucho tiempo y pocas cosas en la nevera. Entonces, se me apareció un paquete de galletas oreo que tenía guardado de una tarta que intenté hacer hace tiempo.



La ví en el blog de Sandeea "La receta de la felicidad" , es bastante fácil y rápida de hacer, lo único que necesita tiempo de reposo en la nevera antes de comerla, algo bastante difícil para los que estamos enganchados al chocolate en cualquiera de sus manifestaciones.


Quedó genial y llegue a tiempo para llevarla a la celebración.  Fue un día estupendo, somos una familia bastante numerosa, muchas hermanas, sobrinos, parejas, perros y demás acompañantes y mascotas, así que cuando nos juntamos todos la diversión esta garantizada. Me encantan esos días en los que nos reunimos y empezamos a contar batallitas, gastar bromas y hacer el tonto más de lo que lo hacemos normalmente,jejejejeje ¡ ADORO LOS DIAS EN FAMILIA!


Bueno os dejo la receta, le hice alguna modificación. En vez de chocolate negro utilice chocolate blanco. También incorporé unas láminas de gelatina neutra, ya que la primera que intente hacerla, aunque estuvo bastante tiempo en la nevera, cuando la corte el chocolate no había cuajado y empezó a deslizarse por todo el plato como la lava que cae por un volcán. Así que esta vez probé con la gelatina y  ¡funcionó!

Espero que os animeis a hacerla y que os guste tanto como a nosotros.

¡Mil besazos y buena semana!

Sory

TARTA DE OREO Y CHOCOLATE BLANCO (para 12 personas)

PARA LA BASE

  • 300 gr de galletas oreo.
  • 100 gr de mantequilla fundida.
PARA LA CREMA
  • 200 ml de nata para montar (35% materia grasa).
  • 200 gr de chocolate blanco para fundir, troceado.
  • 50 gr de mantequilla.
  • 4 láminas de gelatina neutra.
PARA LA DECORACIÓN
  • Galletas oreo.
  • Chips de chocolate negro.
Comenzamos preparando la base de la tarta, para ello es necesario desmenuzar las galletas, hasta dejarlas hecha polvo. Podemos hacerlo triturándolas en un robot de cocina o bien de forma manual, las metemos en una bolsa y golpeamos con un rodillo.
Derretimos la mantequilla, la incorporamos a las galletas y mezclamos. Comenzamos a colocar la masa en el molde la tarta, presionando la mezcla en la base y los laterales. Lo metemos al congelador, mientras que preparamos la crema para que se quede más firme.
Ahora toca preparar la crema, primero preparamos el chocolate en trocitos y reservamos. Ponemos la nata en un cazo y esperamos a que hierva, cuando haya llegado a ebullición la retiramos del fuego e incorporamos el chocolate y la mantequilla. Movemos hasta conseguir una crema brillante y homogénea. 
Mientras que estamos esperando a que la nata hierva, preparamos la gelatina. En un recipiente con agua fría, metemos las láminas y esperamos durante 2-4 minutos hasta que se ablanden.
Una vez conseguida la crema, incorporamos la gelatina y movemos hasta que se deshaga.
Sacamos nuestro molde del congelador e incorporamos la mezcla, decoramos con las galletas y con los chips de chocolate. Metemos a la nevera y dejamos enfriar como mínimo dos horas antes de desmoldar.

Notas
El molde tiene que ser desmontable.
Para quitar alguna imperfección de la base de oreo, una vez sacado el molde del congelador y antes de añadir la crema, podemos pasar una cuchara presionando.


lunes, 1 de julio de 2013

¿Y si hago... MUFFINS DE MANZANA Y CANELA?


¡¡¡Los muffins contraatacan de nuevo!!! Ay pero es que están tan buenos....

Hoy hago nueve años en mi empresa, uffff como pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando llegue mi primer día a la oficina muerta de nervios y con miles de miedos; y no era para menos porque empezaba en mi primer trabajo de verdad y haciendo lo que me gustaba. Como en la vida, en el trabajo pasas por muchas etapas y por muchos estados de animo, pero lo mejor de todos son los buenos momentos que he vivido hasta ahora y los compañeros que un día dejaron de serlo para pasar a ser amigos y ahora tienen un huequito muy especial en mi vida. 
Me apetecía llevar algo a mis compañeros con la excusa de celebarlo, pero el tiempo se me echo encima y la piscina me atrapó, sin dejarme salir ¿a vosotros no os pasa? ¡¡¡malditas piscinas!!! ^_^
Cuando quise llegar a casa ya era tarde y, como las prisas no son buenas y menos para hornear, se me ocurrió hacer unos muffins, perfectos para tomar con un cafe a media mañana ;-)


Los hice de manzana y canela, estaban muy esponjosos y la manzana hace que estén mucho más jugosos: todo un acierto.
Por encima les he puesto una cobertura o streusel o, como dice mi marido, "eso que parece cebolla frita".  El término streusel hace referencia a una cobertura de mantequilla, harina y azúcar tradicional en Alemanía que se añade en magdalenas, panes y pasteles. Le ha dado un toque crujiente que estaba buenísimo.
Bueno os dejo la receta por si os animáis a hacerla. Recordad "el método muffin", mezclar los ingredientes secos por un lado y los líquidos por otro, luego juntarlos y no batirlos demasiado para evitar que se formen túneles.


¡¡¡Feliz semana y mil besazos!!!

Sory


MUFFINS DE MANZANA Y CANELA (para 12 muffins)

  • 280 gr de harina.
  • 1 cucharada y 1/2 de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 150 gr de azúcar morena.
  • 250 gr de manzana reineta (aproximadamente 2 manzanas).
  • 2 huevos L.
  • 2 yogures griegos.
  • 4 cucharadas de leche entera.
  • 80 ml de aceite de girasol u oliva suave.
PARA LA COBERTURA (STREUSEL)
  • 50 gr de harina.
  • 1/4 de cucharadita de canela en polvo.
  • 35 gr de mantequilla fría en trocitos.
  • 25 gr de azúcar moreno.
Precalentamos el horno a 200º.
Preparamos el molde con las cápsulas para muffins o sino tenemos lo engrasamos.
En un recipiente tamizamos la harina, levadura, canela, azúcar y sal (ingredientes secos), los mezclamos y reservamos.
Pelamos las manzanas, las descorazonamos y cortamos en trocitos pequeños. Reservamos.
En otro recipiente mezclamos los ingredientes líquidos: yogures, aceite, leche, huevos.
Hacemos un agujero en medio de los ingredientes secos e incorporamos los líquidos (el conocido volcán).
Comenzamos a mezclar, lo suficiente para que los ingredientes líquidos se integren con los secos, no te  preocupes se queda una mezcla grumosa. 
Incorporamos los trocitos de manzana y los mezclamos (muy poquito).
Repartimos nuestra mezcla, rellenando 3/4 de cada cápsula o completas, dependiendo de la altura que busques en el muffin.
Ahora hacemos la cobertura, para ellos mezclamos todos los ingredientes en un recipiente hasta conseguir que se queden como migas de pan (yo lo hice con las manos).
Esparcimos la cobertura por encima de los muffins y al horno.
Horneamos durante 20 minutos o hasta que pinchemos un palito en el centro y salga seco.
Dejamos enfriar dentro del molde y encima de una rejilla durante 5 minutos, luego los sacamos del molde y enfriamos totalmente en la rejilla.