sábado, 20 de julio de 2013

¿Y si hago... COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE?



¿Quién se puede resistir a una galleta? Es difícil ¿verdad?. A mi me gustan de cualquier manera, de mantequilla, rellenas, con especias, bañadas en leche con colacao bien fría, en helado, de base en una tarta, empapadas en almíbar..... bueno no sigo porque creo que ya lo habéis pillado jajajaja. Pero reconozco que unas de mis preferidas son las que llevan chips de chocolate ummmmmmm ricas, ricas. 
Ya sabeis que me pierde el chocolate y este tipo de galletas da un gustito comerlas, me encantan ir mordiendo y encontrarme los chips ^_^


 Estas galletas se las tenemos que agradecer enormemente a  Ruth Graves Wakefield y fueron fruto de la casualidad.



En 1930 Ruth y su esposo Kenneth Wakefield compraron una casa situada a medio camino entre Boston y New Bedford, en las afueras de Whitman, Massachusetts. La casa fue originalmente construida en 1709 con estilo colonial y servía de lugar de descanso para los viajeros, donde descansaban, cambiaban los caballos, pagaban sus peajes y comían comidas caseras.
Los Wakefields decidieron seguir en la tradición de la casa, convirtiéndola en una casa de hospedaje y la llamaron "Toll House Inn". Ruth cocinaba comidas caseras y horneaba para los huéspedes, adaptando también recetas de la época colonial. Esto hizo, que en poco tiempo la cocina de Ruth se hiciera muy famosa.
Ruth tenía por costumbre obsequiar a sus huéspedes una ración de galletas de mantequilla para que se llevaran para el desayuno.
Un día, mientras preparaba la masa, descubrió que el chocolate en polvo que añadía se le había terminado.  Entonces decidió añadirles una barra de chocolate semi dulce que le había dado Andrew Nestlé (sí, el mismo Nestlé de los productos lácteos que conocemos),  la cortó en pedacitos, esperando que se derritieran una vez horneara las galletas. Sin embargo, el chocolate no se derritió. En su lugar, no solo conservaron su forma sino que le dió a las galletas una textura cremosa. Las llamó "Chocolate Chips Cookies" y comenzó a servirselas a sus comensales.



Las galletas que Ruth había creado se volvieron muy populares y la gente comenzó a pedirle la receta. Pronto fue publicada en un periódico de Boston con el nombre de su restaurante "Toll House Cookies".
Mientras tanto, Nestlé vió que las ventas de su Barra de Chocolate Semi Dulce (Semi-Sweet Chocolate Bar) se disparaban. Cuando investigaron se dieron cuenta que se debía a la receta de Ruth. Andrew Nestle y Ruth llegaron a un acuerdo que permitiría a Nestlé imprimir la receta de la Toll House Cookie (la galleta inventada por Ruth) en el envoltorio de sus tabletas. A cambio Ruth recibiría gratis, durante toda su vida, todo el chocolate  que fuera necesario para elaborar sus galletas. 
Nestlé, en 1939, comenzó a comercializar las pepitas de chocolate, ya listas para realizar este tipo de galletas y las llamó "Toll House Real Semi-Sweet Chocolate Morsels".
En 1966, Ruth y Kenneth vendieron su negocio. Ruth falleció en 1977, con 74 años. En la actualidad, su receta sigue apareciendo en los paquetes de las pepitas de chocolate y con el tiempo se ha convertido en una de las galletas favoritas de los hogares estadounidenses y del resto del mundo.
¡GRACIAS RUTH!



Os dejo la receta original de Ruth ¡¡¡están deliciosas!!!

Buen fin de semana y mil besos

Sory

COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE "TOOL HOUSE" (25 galletas)

  • 300 gr de harina todo uso
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 gr de mantequilla sin sal (temperatura ambiente)
  • 150 gr de azúcar blanquilla
  • 2 huevos talla L
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 340 gr de pepitas de chocolate semidulces
Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal.  Reservamos.
En otro recipiente batimos la mantequilla y los dos tipos de azúcar durante tres minutos, hasta conseguir una textura suave y cremosa. En el último momento añadimos el extracto de vainilla.
Seguimos batiendo, e incorporamos los huevos uno a uno, batiendo bien, bien hasta que cada huevo esté del todo incorporado.
Incorporamos la harina en dos veces, justo hasta que esté integrada. Yo esto lo hice a mano con una espátula.
Por último, añadimos los chips de chocolate y mezclamos hasta que estén incorporados.
Dejamos reposar en la nevera la mezcla mínimo 12 horas.
Precalentamos el horno a 190º.
Con una cucharada de helado, hacemos bolitas y las colocamos en la bandeja de hornear. Hay que tener en cuenta que las bolitas cuando comiencen a hornearse se expandirán, por lo que hay que colocarlas separadas.


Horneamos durante 8-10 minutos o hasta que veamos que el borde de la galleta está dorado. 
Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Notas
Si no tienes una cuchara de helado, se puede hacer perfectamente con una cuchara normal.
La masa se puede congelar. Podemos darles forma con la cuchara de helado,  colocarlas en la bandeja y congelarlas. Luego las pasaremos a una bolsa y las metemos al congelador. Cuando queremos hornearlas sacamos las bolitas y las dejamos a temperatura ambiente durante 30 minutos. 

4 comentarios:

  1. NO sabia yo la historia de los cookies, esta visto que muchas veces las cosas salen por casualidad.
    Otra receta para mi archivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces por casualidad o por error, consigues algo distinto que también está bueno.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Muy buena la historia de las galletas de Ruth y por supuesto las galletas. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa la historia ¿verdad?. Me alegro que te gusten ambas cosas :-)
      Un saludin!

      Eliminar