domingo, 15 de septiembre de 2013

¿Y si hago... BIZCOCHO DE NATA Y LIMÓN?


Tengo que reconocer que las tardes de domingo me generan tristeza, no es algo que me suceda desde que relativamente hace poco, al contrario, recuerdo tener siempre esa misma sensación.
No tienen nada que ver con las mañanas, las mañanas son distintas. Quedas con los amigos para tomar el aperitivo o ves  tu madre en la cocina preparando todo para la comida familiar, o aprovechas para dar un paseo e ir al típico mercadillo o simplemente te levantas tarde y desayunas tranquilamente. 


Pero llega la tarde y todo cambia, volvemos pronto a casa o ni siquiera salimos porque al día siguiente hay que madrugar, porque tienes que preparar el tupper o dejar la comida lista, porque hay que terminar los deberes, practicar con la flauta, preparar la mochila y acostarse pronto.... Siempre tengo la sensación de que en las calles hay menos gente y que todo el mundo tiene ya puesta su mente en el lunes y el fin de semana ha acabado.
Aún peor es cuando encima la tarde es gris o lluviosa, ayyyyy eso hace que sean aún más melancólico y triste. Aunque estoy segura que muchos me diréis que tiene su encanto pero yo no consigo verlo, jejeje


Yo pienso que la vuelta al trabajo, al cole o a tu día a día siempre te roba un pedacito del fin de semana y que muchas veces tu lunes empieza en la tarde del domingo, ¿a vosotros también os pasa? ¿quizás es que yo soy un poco rara? Pues también puede ser jejejeje. Y que conste que no estoy diciendo que no las disfrute o lo pase bien, pero siempre, siempre, siempre llega un momento en la tarde que me invade esa sensación.
Así que para combatir este estado de animo, hacer más llevadera esta tarde de domingo, disfrutar de una buena merienda y para tener una excusa para encender el horno, me he levantado esta mañana y he decidido hacer un bizcocho de nata y limón.


Es un bizcocho facilísimooooo y rapidísimoooooo de hacer (bueno quitando los 45 minutos que tiene que estar en el horno ^_^), lleva muy pocos ingredientes y su sabor es espectacular.
Tiene una textura super suave y esponjosa,recuerda a los bizcochos de todo la vida, aunque nuestra abuelas seguro que lo hacían con las natas que salían al hervir la leche, pero bueno aún así sigue estando buenísimo. Es ideal para el desayuno o la merienda.
Así que os animo a que lo hagáis, lo probéis y me contéis si su sabor os trae algún recuerdo del pasado.

¡Feliz tarde de domingo y buena semana para todos!


¡¡¡ Besazos!!!

Sory

BIZCOCHO DE NATA Y LIMÓN
  • 200 ml de nata para montar (35% materia grasa)
  • 3 huevos
  • 200 gr de azúcar blanco
  • 250 gr de harina normal
  • 1 sobre de levadura química
  • ralladura de medio limón
  • 1 pizca de sal
Precalentamos el horno a 170º.
Preparamos el molde con papel de hornear. Lo untamos con mantequilla y harina (recuerda quitar el excedente de harina).
Tamizamos la harina, levadura y sal. Reservamos.
Separamos las yemas de las claras. 
En otro recipiente batimos la nata, las yemas y el azúcar hasta que esté cremoso.
Añadimos los ingredientes que hemos tamizado y mezclamos bien, hasta conseguir una masa homogénea. Incorporamos la ralladura del limón y mezclamos otro poco más.
Montamos las claras y las vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior, realizando movimientos envolventes con la espátula o cuchara.
Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 45 minutos con calor arriba y abajo y sin ventilador. Pasado el tiempo pinchamos en el centro y si el pinchito sale seco ¡ ya está listo!.
Lo sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que el molde esté templado. Desmoldamos y lo dejamos enfriar del todo sobre la rejilla.

Notas
  1. Dura en perfectas condiciones 5 días, siempre bien tapado para que no se ponga duro.
  2. Para montar las claras necesitaras una batidora de varillas. Si no la tienes y no quieres dejarte el brazo en el intento :-) puedes añadir los huevos enteros a la mezcla de la nata y el azúcar.
  3. Puedes decorarlo con azúcar glass por encima.
  4. También se le puede añadir trocitos de nueces, avellanas, pasas, etc... Se añaden al final, cuando la mezcla está hecha y antes de incorporarlos, los pasamos por un poco de harina para que al hornear no se vayan al fondo del bizcocho.





4 comentarios:

  1. Que razón tienes, a mi me suele pasar sobre todo en invierno, es la rutina.

    Este bizcocho es el primero que aprendí hacer, y me encanta. Hace bastante que no le hago, esta semana si me animo le hago con tu receta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un bizcocho muy rico y fácil de hacer, de los de toda la vida :-)
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  2. Vaya pinta.....perfecto para una tarde de domingo de estas quese nos empiezan a avecinar! seguro que lo hago. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro que te guste y te animes a hacerlo!
      Un saludo

      Eliminar