domingo, 22 de septiembre de 2013

¿Y si hago...CHEESECAKE " IN A JAR"?


Ayer fue el Día mundial de Alzheimer y por eso la entrada de hoy quiero dedicársela a los enfermos, cuidadores, familiares, voluntarios y profesionales que día a día conviven con esta enfermedad.

Algunos de vosotros habréis tenido o tenéis a familiares muy cercanos sufriendo esta enfermedad, otros solamente son personas conocidas para vosotros y finalmente algunos no la habéis llegado a tratar directamente. Pero creo que todos somos capaces de imaginar, por un momento, lo que supone esta enfermedad; ir perdiendo poco a poco tus recuerdos, tu autosuficiencia, tu buen estado físico, tu posibilidad de comunicarte normalmente con los demás, de expresar lo que sientes..... y muchas cosas más sin las que muchos de nosotros seríamos capaces de imaginarnos nuestra vida.
Ellos lo hacen, aún sabiendo que todo esto irá ocurriendo y que en muchos momentos serán conscientes de ello. Te demuestran su fuerza, su entereza, su espíritu luchador, hacen que no pasa nada y que la vida sigue con toda la normalidad, sin que haya nada que este cambiando su mundo. Siguen regalándote una sonrisa cada vez que llegas a casa, piden perdón por esos momentos en los que no son conscientes de sus actos, aceptan tu ayuda, confían en ti y en ningún momento dejan de darte todo su cariño, porque al final será lo que todos nos llevemos y con lo que todos nos quedamos, el cariño y amor que hemos recibido.


Ellos solos no son capaces de conseguirlo, siempre tienen al lado a su cuidador, su bastón. El cuidador es todo un gladiador, lucha por el enfermo, le cuida, le da todo su cariño y su tiempo, no tiene sueño, ni siente dolor y su única prioridad es él. Su papel es tan importante y duro que, aunque me vuelva a repetir, muchos de nosotros no seríamos capaces de asumirlo.

Y para estos dos luchadores es muy importante tener el respaldo de su familia, profesionales y voluntarios, que siempre les ayudaran a  levantarse por si alguna vez les flaquean las fuerzas. Me gustaría nombrar a AFA Alcala, constantemente dispuestos a escuchar, asesorar y brindar su ayuda a cualquiera que lo necesite.



Creo que por todo esto y por muchos otros motivos, se merecen que les dedique este entrada pero en especial se lo dedico a mi padre, mi madre, mi familia y AFA Alcalá.

Así que desde aquí quiero transmitir toda mi fuerza y energía para todos aquellos en los que se ha instalado en su vida esta enfermedad, sin pedir permiso y sin intención de marcharse. Que lo más importante es el cariño; vivir, dar y hacer todo con cariño y esto hará que haya muchísimos momentos buenos y que los malos sean un poquito menos malos.


Y ahora toca ir con la receta, ¡ME ENCANTAAAAA! ¿no os parece una cucada como quedan?. Son minicheesecake y cada uno en su tarrito, de esta forma puedes disfrutar tu solito sin que nadie te lo quite , solo estas tú y él, decidido a comértelo todo entero de una sentada sin tener que compartirlo ^_^

Es muy fácil y rápido de hacer, además creo que es una presentación genial de un postre para cuando tienes invitados en casa, quedas como un verdadero profesional. Otra ventaja más es que se puede tapar y llevarlo a alguna comida o cena que te hayan invitado y te apetezca llevar el postre.

Espero que os guste mucho y que os animéis a hacerlo ;-)



Besazosssss

Sory

CHEESECAKE " IN A JAR" (4 tarros de mermelada)

PARA LA BASE
  • 300 gr galletas tipo digestive trituradas
  • 75 gr de mantequilla
  • 65 gr de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de canela
PARA LA CREMA
  • 250 gr de queso crema
  • 400 ml de nata para montar (33% materia grasa)
  • 100 gr de azúcar blanco
  • Zumo de 1 limón
PARA LA DECORACIÓN
  • Compota de manzana
Primero hacemos la base, para ello derretimos la mantequilla y reservamos.
Trituramos las galletas y añadimos el azúcar moreno y la canela. Incorporamos la mantequilla y mezclamos hasta que se formen migas.
Repartimos esta mezcla entre los tarros y presionamos por el centro y los laterales. Metemos los tarros al congelador mientras preparamos la crema.
Batimos el queso, cuando este cremoso añadimos la nata y seguimos batiendo. Vamos incorporando poco a poco el azúcar y por último el zumo de limón, batimos hasta conseguir una mezcla muy cremosa.
Volvemos a repartir la mezcla entre los tarros y cubrimos con tanta compota como nos guste.
Lo ideal es prepararlo el día anterior y meterlo en la nevera hasta que se vaya a consumir.

Notas
  1. Yo utilice compota de manzana hecha por mi suegra, pero puedes utilizar la que más te guste.
  2. Si no tenemos trituradora podemos meter todas las galletas en una bolsa cerrada y las golpeamos con cualquier elemento duro, resistente e irrompible (por ejemplo un rodillo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario