miércoles, 30 de octubre de 2013

¿Y si hago... BARRITAS DE CALABAZA Y TROCITOS DE CHOCOLATE BLANCO?


¡¡HOCUS POCUS!! ¡¡¡Ya está aquí Halloween!!!. Si cuando yo era pequeña (no me llaméis abuela cebolleta, eh???) me llegan a preguntar "¿qué es Halloween?" les hubiera respondido... "ahhh has dicho una palabrotaaaa, se te va a caer la lengua" y como mucho, como mucho y con muchísima imaginación habría dicho que era el nuevo juego para la game boy o un nuevo personaje de Bola de Dragón, ¿¿¿pero qué es ese nombreeeee???. Porque cuando yo era pequeña, Halloween no se conocía ni se celebraba, y ahora raro es no encontrarte con algún lugar lleno de telarañas, calabazas, brujas y fantasmas. Y reconozco que a mi me encanta.






Halloween es una fiesta que proviene de la cultura céltica que se celebra en la noche del día 31 de octubre, su significado celta es " Hoy entrego mi alma". El año celta terminaba al final del verano  y ese  último día, 31 de octubre, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar. Para evitarlo, ensuciaban las casas y las "decoraban" con huesos calaveras y demás cosas desagradables, para que así los muertos pasaran de largo asustados.
Se celebra sobre todo en los países anglosajones y deriva de la expresión inglesa All Hallow's Eve (Víspera del Día de los Santos).


No quiero aburriros más y os prometo que esto es lo último que os cuento de Halloween ^_^, pero ¿cuál es el animal más característico de esta fiesta? El gato negrooooooo. Se dice que el gato negro es un disfraz que utilizan las brujas para pasearse por la ciudad tranquilamente. Por eso, la tradición de Halloween advierte  que si se te cruza uno por delante en esa noche la mala suerte te acompañara. Pero no os preocupeissss hay un antídoto: dar siete pasos hacia atrás y ¡maldición conjurada!. Pobres gatitos negros con lo lindos que son y que mala fama tienen.....


Y como era de esperar y con la llegada de Halloween, os traigo una receta hecha con calabaza. Las he llamado barritas porque no sabía muy bien que nombre darlas, porque no son las típicas barritas más planas que vemos hechas de cereales, pero tampoco llega a ser un bizcocho porque no tiene tanta altura, así que si se os ocurre algún nombre para ellas yo encantada acepto sugerencias :-). Son muy fáciles de hacer y perfectas para una merienda o desayuno. La calabaza le da un saber suave y dulce, la mezcla de las especias es perfecta y los trocitos de chocolate blanco hacen que sean irresistibles.

Espero que os gusten y que disfrutéis de la noche de Halloween.

¡ Besazos mil!



Sory


BARRITAS DE CALABAZA Y TROCITOS DE CHOCOLATE

  • 220 gr de harina de trigo.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 3/4 de cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita y 1/2 de canela.
  • 1/2 cucharadita de jengibre.
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada.
  • 1/4 de cucharadita de clavo molido.
  • 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 170 gr de azúcar blanco.
  • 100 gr de azúcar moreno.
  • 1 huevo grande.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 440 gr de puré de calabaza.
  • 340 gr de chocolate blanco para postres.

PREPARACIÓN
  1. Preparamos el puré de calabaza. Para ello hervimos los trozos de calabaza hasta que estén blandos. Retiramos muy, muy bien el agua y pasamos por la batidora. Reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 170º.
  3. Forramos nuestro molde con papel de hornear y engrasamos.
  4. Tamizamos la harina, bicarbonato, sal y especias y lo dejamos apartado.
  5. Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta conseguir una crema esponjosa.
  6. Añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta que este completamente integrado.
  7. Incorporamos el puré y el extracto de vainilla. No hace falta mezclarlo con la batidora, con una cuchara es suficiente.
  8. Ahora toca añadir los ingredientes secos, lo haremos en dos partes y sin batir demasiado, solamente hasta que los veamos incorporados.
  9. Cortamos el chocolate en trocitos y los añadimos, mezclándolos con una cuchara.
  10. Horneamos durante 30 - 40 minutos o hasta que pinchemos con un palito y salga seco.
  11. Dejamos enfriar sobre una rejilla dentro del molde.
NOTAS
  • Mi molde es de 22 x 33, pero podéis hacerlo en cualquier otro molde que no sea demasiado pequeño porque sino será mucha masa y tardará muchísimo en hacerse.
  • Para quitar la piel de la calabaza, lo mejor es cocerla con ella y cuando ya esté cocida podemos retirarla con más facilidad porque si lo intentáis hacer con ella cruda es mucho más difícil porque es muy dura.

1 comentario:

  1. Tiene buena pinta. La inluyo en mi lista de recetas pendientes ;)

    ResponderEliminar