martes, 17 de diciembre de 2013

¿Y si hago... MAZAPANES?


Vamos con la segunda receta de navidad y un dulce típico, típico, típico... EL MAZAPÁN.

Y sí, lo tengo que poner con mayúsculas, porque para mi es uno de mis dulces favoritos navideños junto con el roscón de Reyes (ahora-mismo-soy-como-Hommer Simpson-babeando-solo-de-pensar-en-el-roscón-de-Reyes-y-rechupetear-la-nata-cuando-se-sale-y-te-acabas-llenando-todas-las-manos) pero bueno, el roscón de Reyes será una historia para otro día ;-).

Pues como os iba diciendo, el mazapán es de mis favoritos, todo un clásico navideño. Me gusta mucho el de Soto que se elabora fundamentalmente en La Rioja. Tiene una base de oblea y es como más esponjoso y menos compacto. También me gusta mucho el Pan de Cádiz, que es como un turrón pero de mazapán, normalmente está relleno de frutas y cabello de ángel. No se me puede olvidar, que por supuesto está buenísima, la anguila de mazapán típica de Toledo...... vamos, básicamente, resumiendo y por sino había quedado claro, me gusta mucho el mazapán ^_^




He buscado el origen del mazapán y como sucede con muchos otros postres, este no iba a ser menos y muchos son los países que quieren atribuirse la elaboración de este dulce tan sabroso. Os cuento dos de las versiones con más fuerza, una es la de origen toledano y la otra siciliano.

En la versión toledana, se cuenta que lo inventaron las monjas del convento de San Clemente de Toledo durante una hambruna que sufrió Castilla tras la batalla de Navas de Tolosa (1912). No había trigo en la ciudad y en las despensas tenían almendras y azúcar, así que decidieron dar de comer a lo hambrientos con estos suculentos alimentos.

La otra versión, la siciliana, cuenta que Eloisa Martorana, una noble italiana, hizo construir un monasterio en Sicilia, que llevaba su nombre, en 1193. La monjas que lo habitaban, en su mayor parte de origen griego, se dedicaban a la elaboración de una masa de azúcar y almendras que después le daban pequeñas formas y pintaban con vivos colores. Tan famoso se hizo el mazapán, que en 1575, un decreto prohibió su elaboración ya que distraía a las monjas de sus prácticas religiosas. Aunque ella siempre encontraban la manera de esquivar la prohibición y seguir elaborando este dulce.

¿Vosotros con cuál os quedáis?


La receta es muy muy sencilla y apenas lleva tiempo, el sabor es espectacular y no llegan a empachar tanto como los industriales que se ven en los supermercados. Es una receta ideal para hacerla en una de las reuniones familiares que se acercan y ofrecerla en la sobremesa, se ven muy aparentes y tus invitados quedarán sorprendidos.

Para hacer las figuritas, yo usé moldes de bombones y de hielo jijijiji pero puedes hacerlas a mano o simplemente unas bolitas, lo que más te guste :-)

Pues con esto me despido, espero que os guste esta receta tan navideña y que si probáis a hacerla la disfrutéis muchísimo.


¡¡¡ Miles de besos !!!

Sory

MAZAPANES ( receta para unas 40 unidades de tamaño pequeño)

  • 250 gramos de almendra molida
  • 250 gramos de azúcar glas
  • 1 huevo
  • Ralladura de 1 limón
  • Chorrito de anís
PREPARACIÓN
  1. Separamos la yema de la clara. Reservamos ambas.
  2. En un recipiente mezclamos la almendra molida y el azúcar glas. Lo movemos bien con una cuchara hasta que estén bien mezcladas.
  3. Añadimos la clara de huevo, la ralladura de limón y una cucharada de anís. Mezclamos muy bien, hasta conseguir una masa compacta y homogénea.
  4. Le damos forma de bola, envolvemos en papel film y la metemos al frigorífico durante, al menos,  media hora.
  5. Pasada la media hora sacamos de la nevera y comenzamos a dar la forma a los mazapanes, o bien repartiendo la masa entre los moldes, haciendo las figuritas con las manos o simplemente haciendo bolitas.
  6. Precalentamos el horno a 180º.
  7. Cuando ya tengamos las figuras (si las hemos hecho con moldes, las sacaremos de los moldes antes de hornear) las colocamos en la bandeja del horno sobre un papel de hornear. 
  8. Batimos levemente la yema y las pintamos un poquito por encima antes de hornear.
  9. Horneamos durante 5 minutos.
  10. Sacamos la bandeja del horno y recién sacadas del horno las pintamos con un poquito de anís (solo un poquito jejeje).
  11. Dejamos enfriar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario