domingo, 30 de marzo de 2014

¿Y si hago... CHOCOLATE ANGEL FOOD CAKE?


Siempre que he hecho un Angel Food Cake ha sido con extracto de vainilla y/o de almendras (cuando hago el de almendras su sabor siempre me recuerda a los chupa-chups Kojak de la marca fiesta ^_^), y mi opinión sobre ellos siempre es la misma, es un bizcocho absolutamente delicioso.

Además todo lo que puedo decir sobre su elaboración son cosas buenas: su preparación es rapidísima, no hay que engrasar el molde, puedes usar las claras pasteurizadas que se compran en los supermercados y lleva poquitos ingredientes.

Bueno... se me ocurre una única cosa en su contra... el tiempo que hay que esperar hasta que puedes hincarle el diente ;-)


El otro día ordenando el armario donde tengo todos los aparatejos reposteros, vi el molde y me di cuenta que hacía mucho tiempo que no horneaba uno. Así que decidí desempolvarlo y animarme con ello.

Para esta vez, me apetecía probar un sabor nuevo, y por supuesto que mejor variante, que la de chocolate. Lo sé, lo sé, creo que tengo una pequeña obsesión con el chocolate y debería pedir ayuda a un profesional para conseguir superarla, pero... ¿¿¿no seríais felices siendo un oompa loompa en la fábrica de Willy Wonka e ir cantando y bailando rodeados de ríos, jardines y árboles de chocolate??? jijiji yo sí, rotundamente sí :-P



Y si los que había probado hasta ahora me gustaron mucho, la mezcla con chocolate es BRUTAL, os lo puedo asegurar. 

Sigue siendo igual de suave, delicado y esponjoso pero además se incorpora la intensidad del cacao. Desconozco la sensación que supone morder un pedazo de nube, pero estoy segura que tiene que ser muy similar a esto. De verdad, probad a hacerlo y entonces entenderéis de que os estoy hablando.

Como os conté un uno de mis primeras entradas, aunque lo ideal es hacerlo en el molde específico para ello, no es absolutamente necesario. Podéis hacerlo en uno con tubo central y no antiadherente, simplemente cuando lo saquéis del horno, le dais la vuelta, encajáis el cuello de una botella de vino en el agujero y lo dejáis enfriar boca abajo, así de fácil, sencillo y para toda la familia, jajajaja.

Y sin más dilación, os dejo con la receta. Prometedme que vais a hacerla, porque de verdad que os conquistará :-)


¡Feliz semana!

Sory

CHOCOLATE ANGEL FOOD CAKE (molde 18 cm)
  • 9 claras de huevo (en Mercadona venden botes de claras pasteurizadas que son perfectos, indican justo 9 claras y son de 300gr por lo tanto cada clara pesa 33 gr)
  • 70 gramos de harina todo uso
  • 30 gramos de cacao puro Valor
  • 200 gr de azúcar
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de cremor tartaro
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
PREPARACIÓN
  1. Precalentar el horno a 170º.
  2. Tamizamos la harina junto con el cacao, reservamos.
  3. Ponemos las claras en un recipiente y tamizamos el cremor tártaro y la sal sobre ellas, comenzamos a batir a velocidad baja hasta que estén incorporados.
  4. Subiremos la velocidad a media-alta y seguiremos batiendo (2-3 minutos) hasta que las claras monten, estén blancas y esponjosas. Para comprobar que están en el punto perfecto, deben formar picos blandos y que caigan hacia un lado.
  5. En este momento, seguiremos batiendo a la misma velocidad y comenzaremos a incorporar el azúcar ( 2 cucharadas cada 15 segundos). Conseguiremos el punto exacto, cuando las claras estén brillantes, totalmente firmes y se queden picos derechos hacia arriba sin caerse.
  6. Ahora añadimos las dos cucharaditas de extracto de vainilla y batiremos durante 1 minuto más.
  7. A continuación, bajaremos la velocidad e incorporaremos la harina tamizada en dos veces. No batiremos mucho, únicamente hasta que no veamos restos de harina.
  8. Terminaremos mezclando a mano con una espátula para que el color sea uniforme, haciendo movimiento circulares desde el centro hacia fuera y girando a la vez el recipiente.
  9. Echaremos la mezcla sobre el molde y alisaremos para que quede igualado, aunque esto no tiene que quedar perfecto porque luego será la base.
  10. Horneamos durante 40 minutos con calor arriba y abajo, comprobamos con un palito pinchando en el centro que esta seco. Si sale húmedo o con trocitos pegados, lo dejaremos otros cinco minutos mas. Nunca hornear más de 50 minutos. Mientras lo horneamos, el bizcocho subira mucho pero no te preocupes que bajará un poco al final de la cocción.
  11. Tan pronto lo saquemos del horno, le daremos la vuelta al molde (recuerda sino tienes el molde con patitas, ten a mano la segunda opción) y lo dejaremos enfriar durante una hora o hasta que el molde este frío.
  12. Para desmoldarlo pasaremos una espátula o cuchillo alrededor del molde y de una sola vez. Ahora lo dejaremos enfriar totalmente, boca abajo, sobre una rejilla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario